El último servicio

El último servicio

Para despedirse Celeste eligió el camino de la gratitud y el servicio. De acuerdo a la  Kabbalah el verdadero compartir va más allá de dar lo que te sobra. Se trata de compartirSE. Sólo de esta forma podremos hacer de una despedida un camino de luz “Mi abuela fue la persona que me cuidó de niña. El estar para ella en sus últimos días fue para mí, además de la mejor forma de decirle adiós, la más grande forma de agradecerle todo lo que creó en mí. Fue tal vez, la semana más dura que haya vivido hasta ahora por lo que mi corazón supo y lo que mis ojos vieron, pero también fue la semana más mágica y la forma más bella de decirle “te amo” por última vez en ésta vida”. En México, culturalmente utilizamos este mecanismo para salir adelante, tal y como pudimos verlo después del sismo del 19S que dejó alrededor de 400 muertos,  las personas se compartieron y se desbordaron a servir. De acuerdo con la filosofía de la Kabbalah al compartirnos desde ese lugar conocemos el nivel máximo de humildad y por ende obtenemos la mayor conexión con la luz, lo que quiere decir que al dar multiplicamos nuestro recibir, por la simple y sencilla razón, de no darle importancia a lo que obtendremos, no jugar roles de jueces y mejor aún, por elegir salir de nuestra zona de confort por amor. “La imagen representada en la obra son las manos de mi abuela tomando las manos de mi tía Ana María, mientras la acompañaba en su proceso de trascendencia. La fotografía fue tomada por mi hermana Selene”.

Medida: 73x73cm | Espesor: 4 kg | Técnica: Óleo y encáustica sobre lienzo

Ver más obras